HOME

 


 
 

Ajool dió una exhibición digna de un caballo distinto

Clásico América (G2-1600m/Césped), San Isidro

Fotos Ariel Fitzsimons
 
 
 
Sábado, Marzo 14, 2020 Por Caballosdelmundo
 

Abriendo una súper tanda de cotejo de grados, el Clásico América (G2.1.600m/Césped) Copa "ElTurf.com" fue el encargado de romper el hielo en el Hipódromo de San Isidro que vivió una espectacular jornada hípica lamentablemente diezmada por los efectos del Coronavirus, y un clima que no acompañó en demasía.

A la cancha, salieron los 10 animales inscriptos originalmente. Volviendo a derrotar la difícil empresa que resulta ser El Consorte (Grand Reward), la evolución de Ajool (Archipenko) no tiene techo aparente, desbancando a los rivales por el margen que su jinete quiso, en una expresión verdaderamente emocionante que ofrece esas sensaciones que te hacen experimentar los caballos que son distintos.

Juan Carlos Noriega fue el chofer del descendiente de Archipenko, que con esa sangre jamás tendría problemas en la pista alterada, persiguiendo en una sabia conducción a El Consorte (Grand Reward), a sabiendas que dejarlo escapar podía pagarse muy caro.

En plena recta lo encimó sin siquiera pedirle el alazán, que en un par de saltos doblegó la resistencia del líder, se unió a las tablas con plena calidad, y haciendo postura derrochó ese estilo único para vencer por variedades.

Completando la milla de un césped pesado y complejo en un tiempo de 1'36"81c pudiendo mejorarlo, Ajool (Archipenko) superó nada menos que por 6 cuerpos a las estocadas desde el fondo que experimentaron Joy Filoso (Filoso Emperor) y Hole In One (Heliostatic), con Willander (Sigfrid) adelantando a un agotado El Consorte (Grand Reward), completando las chapas Irideo (Easing Along).

Invicto en la pista de grama del Hipódromo de San Isidro, el defensor de los colores amarillo y azul de la caballeriza Al Adiyaat (SI) que milita en manos de la experiencia de Roberto Pellegatta suma la sexta medalla de forma consecutiva, ostentando una curva impresionante de evolución, no encontrando algún rival en el horizonte que lo pueda derrotar, como para pensar en calzarse la corona de la milla, que bien merecida la tiene.

Nota Gentileza: Braian Nicolás Haedo.

 
 
 
 
 
 

 

 

                             © caballosdelmundo.com. Todos los derechos reservados.