HOME

 


 
 

Art Show levantó vuelo en la recta y se coronó con amplitud

Gran Premio Maipú (G1-1000m/Arena), Palermo

Fotos Ariel Fitzsimons
 
 
 
Sábado, Noviembre 09, 2019 Por Caballosdelmundo
 

Entrado el anochecer en la sede del Hipódromo de Palermo en el corazón de la Ciudad de Buenos Aires, el telón de la trilogía de máxima escala lo puso como broche de oro el Gran Premio Maipú (G1-1.000m/Arena) Copa "SIS - Sports Information Services Limited", que como suele ser costumbre tuvo la cantidad más amplia de anotados, con un total de 17 aspirantes que desplegaron las ilusiones en una brillante recta porteña.

Respondiendo netamente al excelso roce en el máximo nivel que acompañaba su foja más una campaña destinada directamente a ser un líder en la recta, Art Show (Endorsement) pudo definitivamente consolidar ese nivel de autoridad que se le demandaba desde aquel Suipacha (G1) que abría sus participaciones de jerarquía, para llenarse de placer en un epílogo que le calzó genial a su estocada predilecta.

Eligiendo el plan de carrera con su habitual manera de moverse, el zaino que porta la blusa del Stud El Fenicio (VT) no tuvo la mejor de las sueltas, quedando rezagado a los últimos lugares, pero con la confianza eterna de un Wilson Moreyra que ni se inmutaba en su silla.

Fue haciéndose hueco por la tranquera de los 500 el Endorsement, que sacó afuera de todos, comenzó a desatar una inmensa escalada y ganó enorme terreno para por los 200 decisivos emparejar los intentos de Springdom (Sebi Halo) y escapar derechito a la sentencia en brillante remate.

Clavando en 56"01c el reloj del kilómetro capitalino sobre alfombra dorada en estado normal, Art Show (Endorsement) superó por 2 1/2 cuerpos a la enorme tarea del potrillo Springdom (Sebi Halo) de fabuloso bautismo gradual, culminando Glory Seattle (Seattle Fitz) en fuerte carga como tercer eslabón del podio, seguido por: John Snow (Roman Ruler), Huracán Estival (Hurricane Cat) y Delopecito (Don Valiente).

Alcanzando por primera vez una presea dorada en el plano de grupos unos, el descendiente de la enorme yegua madre Arteba, criado en el Haras La Quebrada impuso su atropellada ante la inexperiencia del valiente Springdom, le regaló una nueva sonrisa a María Fernanda Álvarez en la tan tradicional recta porteña, cerró el triplete clásico para su piloto y le puso el broche de oro a una jornada verdaderamente fantástica.

Nota Gentileza: Braian Nicolás Haedo.

 
 
 
 
 
 

 

 

                             © caballosdelmundo.com. Todos los derechos reservados.