HOME


 
 

La histórica Winx dio un nuevo espectáculo en su última entrega

Longines Queen Elizabeth Stakes (G1-2000m/Césped)

 

 
 
 
Viernes, Abril 12, 2019 Por Caballosdelmundo
 

Este día sábado 13 de abril no será otro día más en la materia hípica, será recordado por ser el último día que se vio en pistas a la increíble yegua australiana Winx (Street Cry), que como no podía ser de ninguna otra manera, se despidió con un triunfo espeluznante, de esos que te ponen la piel de gallina en compañía con el relato y una afición que hizo explotar las instalaciones del hipódromo de Royal Randwick haciendo que no quepa ni un alfiler.

En el marco de la disputa del Longines Queen Elizabeth Stakes (G1-2.000m/Césped), todas las miradas estaban puestas en como lograría desenvolverse la hija de Street Cry, que bajo el mando de su eterno jinete Hugh Bowman se empleó con soltura desde una quinta posición expectante durante toda la vuelta, afirmando su postura a la altura de los 1.400, cuando comenzaba a acelerar por el frente externo, juntando a todos sus rivales antes de entrar a la recta, desarrollando en la misma su golpe de velocidad que es un sello en la historia, para desplazarse con nitidez en una de sus pistas predilectas y reinar una vez más sin tener que emplearse al máximo.

En materia de estadísticas, este fue el 33° triunfo de manera consecutivo para la reina australiana Winx (Street Cry), acumulando 25 de esas medallas con dimensión de G1, mientras que pasó nada menos que 4 años sin conocer la derrota, superando con la última conquista el récord de ganancias que ostentaba el inolvidable tordillo Arrogate, con más de 17 millones de dólares en su acumulado.

Denominada como Mejor Caballo del Mundo en 2018, además consiguió los premios de Mejor Caballo sobre Césped en 2016, 2017 y 2018, siendo toda una atracción dentro y fuera de las pistas, ya que la gente suele volverse loca con tal de ver la inmensidad de la figura de la pupila de Chris Waller.

Llegó el fin en pistas para una gloria inmensa, de esas que no se olvidarán jamás con el paso del tiempo, una rompedora de récords intratable, que cada vez que arrancaba su motor por el frente externo, nadie la podía detener.

A pesar de las múltiples comparaciones realizadas con Enable y lo mucho que se generó por su no salida de su círculo de confianza, que según algunos le baja su capacidad motora, Winx supo hacer cosas que ningún caballo denominado "normal" hace en ninguna parte del universo. Se la recordará por siempre, dejando su huella intacta en el memorioso hípico que se dejó deslumbrar por la majestuosidad de una hembra prácticamente invencible.

Nota Gentileza: Braian Nicolás Haedo.

 
 
 
 
 
 

 

 

                             © caballosdelmundo.com. Todos los derechos reservados.