Justify se ganó un lugar en la historia al quedarse con el Kentucky Derby (G1)

Kentucky Derby (G1-2000m/Arena), Churchill Downs

 

Fotos Cortesía Morry Gash/Associated Press
 
 
 
Sábado Mayo 5, 2018 Por Caballosdelmundo
 

La historia del hipismo mundial se detuvo por poco más de 2 minutos este sábado 5 de Mayo en el mítico hipódromo de Churchill Downs, sede que albergó como es tradición, la versión número 144 del Kentucky Derby (G1-2.000m/Arena), una de las carreras más importantes en el calendario mundial, en donde 20 ilusiones salieron a la escena intentando quedarse con la primera gema de la triple corona, pero todas las luces recalaron en la inmensa figura del voluptuoso alazán y por estas horas venerado Justify (Scat Daddy), que de manera descomunal y sellando su inmaculada campaña con la victoria más determinante de su trayectoria, logró dejar por el camino a cada uno de los intentos de sus contrincantes por superarlo, para acariciar el cielo con las manos, y poner proa directamente con el rumbo a quedar en los libros de historia de este preciado deporte.

Lució colmado al máximo el circo de Lexington, que cómo suele ser habitual tuvo su porción de agua en la tarde, provocando que el estado de la pista se transforme en pesada, predicamento que hace aún más complicado el desarrollo de una prueba con dos decenas de animales compitiendo por la gloria. Nadie pudo detener a Justify (Scat Daddy), ni el clima, ni la pista, ni Good Magic (Curlin), ni el partidor, absolutamente nada, lo suyo fue supremo, tanto como para dejar en claro quién manda entre los potros norteamericanos.

Casi al frente desde el salto, el fornido alazán guiado de mano maestra por un Mike Smith inteligente, salió buscando el medio de la cancha apareado a un Promises Fulfilled (Shackleford) que por el andarivel interno jugaba sus chances al comando de las acciones. Con el resto del lote tratando de hacer pie, quienés más se arrimaban eran Bolt D'Oro (Medaglia D'Oro), Flameaway (Scat Daddy), y abierto Good Magic (Curlin).

Jamás especuló el descendiente del lamentablemente desaparecido semental Scat Daddy, ya que mucho antes de tomar la curva del desenlace final, tomaba la posta del liderazgo, para comenzar a cerrar su línea en busca de la empalizada, desprendiendo su figura del agotado puntero que no soportó en absoluto el intenso ritmo. Sin mediar ningún tipo de inconvenientes, el resto de la definición es la huella de que con el potro de Bob Baffert se habla de un ejemplar llamado a figurar por siempre en la memoria de quienes lo vieron participar.

Se escapó reinante con rumbo fijado en el espejo, para defenderse con un excelsa categoría de los infructuosos intentos de un valiente Good Magic (Curlin) que a pesar de no tener la fuerza suficiente para quitarle el cetro, defendió con honores la corona del ser el campeón dos años de los Estados Unidos. Siendo el primer ejemplar en romper el "Hechizo de Apollo" desde 1882, que se trata de ganar la carrera de las rosas sin haber tenido participación alguna como dosañero, Justify (Scat Daddy) derrotó por 2 1/2 cuerpos a Good Magic (Curlin), que se anticipó a la estocada decisiva de un Audible (Into Mischief) al que la pista no le permitió atropellar con la potencia que suele tener.

Detrás del podio terminaron Instilled Regard (Arch), My Boy Jack (Creative Cause), Bravazo (Awesome Again), y Hofburg (Tapit), todo al cabo de un tiempo final de 2'04"10c para los 10 furlongs de una superficie azotada por la gran cantidad de agua caída. Quienes no tuvieron un buen rendimiento respondiendo a su campaña fueron Magnum Moon (Malibu Moon) y Mendelssohn (Scat Daddy) que ocuparon los dos últimos lugares, con el de Coolmore cerrando la marcha a más de 73 cuerpos. Considerado como el favorito de la afición, Justify (Scat Daddy) respondió toda la competencia al llamado de Mike Smith, para darle a su entrenador Bob Baffert la quinta medalla dorada en el Derby de Kentucky, y la segunda a su jinete.

En tanto que el palmarés del nieto materno de Ghostzapper ascendió a cuatro conquistas en igual cantidad de participaciones, mostrando una figura imbatible cada vez que se postuló en escena. Su próxima parada será nada más ni nada menos que el Preakness Stakes (G1), segunda escala de la tan ansiada Triple Corona Estadounidense, a disputarse el próximo 19 de Mayo en Pimlico Racecourse, Baltimore, donde defenderá la ilusión de toda la actividad hípica que aún disfruta de caballos sensacionales como lo es el grandioso alazán.

Nota Gentileza: Braian Nicolás Haedo.

 
 
 
 

 

 

                             © caballosdelmundo.com. Todos los derechos reservados.