De la mano de Jorge Ricardo, Quirico alcanzó la cumbre

Gran Premio Palermo (G1-1600m), Palermo

 

Fotos Ariel Fitzsimons
 
 
 
Sábado, Noviembre 11, 2017 Por caballosdelmundo.com
 

Finalizando la jornada estelar del Nacional, en la preciosa tarde de sábado en el Hipódromo Argentino de Palermo, apareció en la cronología del programa el Gran Premio Palermo (G1-1600m), tradicional encuentro para los milleros, que mezcló en esta ocasión variedad de adultos con cuatro potrillos dispuestos a hacer valer su gravamen y juventud.

 

Once fueron los aspirantes que se encontraron en gateras, sin la oportunidad de ver un ganador de grado máximo en pistas, y con mucha paridad dentro del lote. Uno de los adultos con más recorrido en las importantes, hablamos de Quirico (Jump Start), puso toda la garra encima de la mesa para conquistar por primera vez en su rica campaña un cotejo de Grupo 1. El cincoañero derrotó por poquito a Cry Me A River (Not For Sale) y a Lencelot (Sidney's Candy) y tras batallar durante todo el recorrido en una verdadera prueba que valió los gritos de toda la afición presente ya que hasta el final el cotejo no tenía un vencedor seguro.

 

Viajando entre los del medio del lote, y abierto durante gran parte del recorrido, el potente Quirico fue acercando su figura por el lado exterior de la cancha mientras que adelante se disputaban la punta El Graduado (Mutakddim), Lencelot, y un Mateco (Borrego) que no perdía el ritmo de las acciones.

 

Al desembarcar en la recta final, la contienda entró en un plano de incertidumbre múltiple. Desde adentro hacia afuera se encontraban en una misma línea Lencelot, Mateco y Quirico y en una cuarta línea, por el centro de la cancha, también Cry Me A River se aproximaba con fuerza.

 

En ese escenario, el incansable Jorge Antonio Ricardo -cada vez más cerca del récord mundial de carreras ganadas- logró dominar de lleno el cotejo a falta de dos cuadras, afianzado su postura ante la vuelta de Lencelot, que se resistía junto a las tablas, y el fuerte desembarco en el epílogo de Cry Me A River, que quedaría a las puertas, ya que el tremendo Quirico soportaba los embates para cargar en su lomo su mejor triunfo.

 

Los detalles finales determinaron ¾ cuerpo, cabeza y ½ cuerpo por delante de Cry Me A River, Lencelot y Mateco, cerrando el marcador ya fuera de la pelea Makal (Master Of Hounds) y Crackspeed (Easing Along), ambos rindiendo un tanto por debajo de las altas expectativas en su entorno. La milla sobre la arena normal fue recorrida en un gran tiempo de 1'34"91c debido a la potencia que ejercieron los que definieron.

 

Desarrollando lo mejor de sí, Quirico, que fue criado por el Haras Santa Inés y defiende los intereses de la caballeriza Ligarotti, empleó la mejor competencia de su vida gracias a un impresionante Jorge Ricardo que puso todo de sí para guiar hacia el disco al buen zaino de cinco años que obtuvo su séptima conquista en 22 salidas a pista.

 

Haciendo eco de la paridad reinante, el pupilo de Nicolás Ferro sacó el provecho justo, dando una esperada conquista en el máximo nivel para el festejo de toda su gente, que siempre lo tuvo como un caballo llamado a grandes cosas.

Nota Gentileza: Braian Nicolás Haedo.

 
 
 

 

 

                             © caballosdelmundo.com. Todos los derechos reservados.