"Vamos por más; pero vamos para divertirnos"

Entrevista con Mónica López

 

Fotos Haras Santa Elena via Facebook
 
 
 
Jueves, Abril 20, 2017 Por Silvio Gil
 

El Stud Santa Elena, honrado como “Caballeriza del Año” en la reciente entrega de las Distinciones Carlos Pellegrini por la temporada 2016, fue representado por Sixties Song, coronado “Campeón Fondista” por su triunfo en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) y por Keane, el “Campeón Macho Adulto” tras su éxito del Gran Premio Dardo Rocha (G1), entre otros clásicos.

 

Como es de público conocimiento, Mónica López es diputada provincial y su marido, Alberto Roberti, diputado y sindicalista petrolero.

 

En el turf, son los propietarios del Stud y Haras Santa Elena y es en este ámbito en el que Mónica López aceptó responder a Caballos del Mundo unas preguntas, por lo que estamos muy agradecidos.

 

 

-¿Cómo fueron los inicios del Stud? ¿Con cuántos caballos?

 

-Nosotros arrancamos con, si mal no recuerdo, con ocho o diez caballos, y a medida que ganábamos carreras fuimos comprando yeguas porque la idea nuestra era armar un haras, un pequeño haras, un ‘haras boutique’, como le decimos nosotros. Ahí empezamos a mandarlas a servicio y a criar. Estamos recién con la primera temporada de cría propia de nuestro haras. Estos caballos, con los que hemos ganado la estadística, tiene que ver con caballos que hemos comprado en otros haras.

 

-¿Por qué el nombre de Santa Elena?

 

-Santa Elena es porque… Quisimos registrar el nombre de caballeriza y haras Team y no nos dieron esa posibilidad porque Team había sido un caballo que había corrido hace unos años. Hay una decisión del Stud Book que no se puede poner los nombres de los animales, o por lo menos de los importantes que pasaron por el turf. Entonces, elegimos el nombre de Santa Elena en homenaje a mi suegra, que falleció hace unos años, y me parecía que era el más adecuado. Respetamos los colores que habíamos elegido para Team, amarillo, azul, celeste y blanco. Tiene que ver con que mi marido y Marcos son de Boca, y celeste y blanco porque yo soy de Racing.

 

-¿Quién o quiénes deciden la compra de los caballos?

 

-La persona que elige a los ejemplares es Alberto. Por la sangre, por lo que le gusta, para tener posibilidades después de cruzarlos o de venderlos. A Keane lo eligió Alberto; puramente Alberto.

 

A Sixties Song lo eligió Lucas Gaitán; por la sangre, por la madre y la verdad es que nos ha dado muchas satisfacciones.

 

Tuvimos muchísimos. También Nashville Texan… Alberto eligió al potrillo y también después eligió a la madre, Nashville Moon. Nosotros tenemos a Nashville Moon que ya tuvo dos crías en nuestro haras y ahora va por la tercera. Muy buena madre, muy buena sangre, y esperamos que también los hijos se referencien en Nashville Texan, que ha estado en la terna como Mejor Velocista y ha ganado Grupo 1 el 17 de diciembre, la fecha del Carlos Pellegrini.

 

-¿Sixties Song o Keane?

 

-La verdad es que si tengo que elegir entre Sixties Song y Keane… no sé…

 

Keane está afuera. Está en Estados Unidos, va a competir. La verdad es que uno piensa en los animales, pero a veces tiene que vender porque es la posibilidad que tiene de reinvertir en el turf. La venta de los animales se da con posibilidades de crecer también, ¿no? Porque uno no se puede quedar con todo. De poder crecer, de dar empleo y de tener otras satisfacciones también. Además, uno tiene obligaciones y compromisos y tiene que soltarlos, lamentablemente.

 

No puedo elegir entre uno y el otro. Creo que son distintos. Nos han dado satisfacciones igualmente.

 

El Latinoamericano ha sido una experiencia fantástica. Sobre todo, de camaradería, entre los socios, entre nosotros, que ya nos conocíamos, y nos ha dado muchas satisfacciones también y camaradería con otros propietarios de otros países. Y con toda la expectativa en Ascot, que creo que va a ser igual.

 

Yo creo que el caballo ya hizo lo que tenía que hacer. Ha ganado carreras importantísimas; por lo menos, las más importantes que hay: el Carlos Pellegrini y el Latinoamericano. Vamos por más. Pero vamos para divertirnos.

 

Yo creo que ahora viene la etapa de divertirse. No creo que… ojalá que sí, pero no creo que podamos tener otro caballo como Sixties Song. Entonces, que lo podamos compartir con los socios, con Julio y con Ruben, y me parece que es muy importante para los caballos argentinos, para la producción argentina, para los criadores argentinos, tener un caballo que dispute grandes premios y que esté a la altura de los mejores caballos del mundo. Entre los primeros 13 del mundo y el primero en Latinoamérica.

 

-¿Qué significa para la caballeriza Alfredo Gaitán Dassie?

 

-Lo mejor que nos pudo haber pasado también es haber conocido a Alfredo Gaitán Dassie.

 

Cuando nosotros nos retiramos de la actividad unos años, que estábamos con el Stud Las Telas, cuando mi marido empieza a hablar conmigo, me dice: ‘Tengo ganas de volver a la actividad del turf’. Estábamos mirando en la tele el Carlos Pellegrini y ganó Alfredo. Eso fue año 2012, 2013, y me dice mi marido: ‘Me gustaría volver a la actividad, pero con Gaitán Dassie’. Y le dije: ‘Bueno, si vamos a volver con Gaitán Dassie al turf, volvamos’. Ahí empezamos de nuevo con la historia.

 

La verdad que Alfredo es parte de mi familia, hay un reconocimiento muy grato para con sus hijos y para con él. Es parte de mi familia. Él pasa el 24 de diciembre a la noche en casa, el 25, viene de vacaciones con nosotros. Ya está adoptado como un hijo más [dice, entre risas] y a mí me da mucha satisfacción. Lo quiero mucho y quiero mucho a su familia. Él nos respeta muchísimo y está involucrado en esto; él también quiere lo mejor para nosotros.

 

 

-¿Qué se necesitaría para que el turf vuelva a ser lo que fue o aún mejor?

 

-Es muy importante para nosotros, por eso, me parece que al turf habría que hacerlo crecer en nuestra Argentina. Tienen que darle un valor agregado los poderes que tenemos. El Estado es importantísimo para fomentar la crianza, la buena crianza, desde todo punto de vista.

Desde los premios, desde la posibilidad de la venta, pero también desde la posibilidad de la discusión: cómo queremos un turf, cómo queremos el hipódromo y cómo queremos hacer del turf grande, solidario y unido, con los antecedentes que tenemos, con todas las cosas que se hicieron bien y poder representarnos entre nosotros mismos.

 

Nosotros no estamos en una lucha de poder dentro del turf, estamos en lo mejor que podemos hacer por esta industria que alberga más de 500.000 empleados directos e indirectos, desde cuidadores, vareadores, farmacia, veterinaria, e incluso la cuestión agropecuaria, que también tiene que ver con nosotros porque les damos de comer avena, porque comen soja de pastura, porque me parece que tenemos que empezar a cuidar lo que tenemos, lo nuestro, y valorizarlo. Y el Estado tiene que estar presente cuando nosotros tenemos algún problema.

 

Hoy en día, lamentablemente, la Provincia de Buenos Aires está bajo el agua y hay muchos productores agropecuarios que tiene caballos de carrera y se sienten imposibilitados de poder criar a sus caballos.

 

Necesitamos el aporte del Estado para que estos empleados y estos empleadores puedan concretar un sector económico tan importante como es el campo. La industria sin chimeneas tiene que estar en permanente movimiento y nosotros creemos que con el aporte del Estado. Sin el aporte del Estado es imposible. Lo dije el otro día en un canal de televisión: ‘Nosotros tenemos que estar también para las ganancias, no para las pérdidas’. Y pareciera que siempre estamos buscando las migajas. No es así. Es importante los premios, porque con los premios, con el juego, nosotros podemos acrecentar esta actividad.

 

Y la difusión de los medios de prensa, lo que hacen ustedes, que es valorable… Lo que han dejado de hacer otros medios también nos ha terminado perjudicando. Otros medios muy grandes y muy masivos… nos terminó de perjudicar. Me parece que hay que volver a buscar la difusión, una buena programación, buenos premios y, sobre todo, incorporar a la familia en esta actividad, que vengan los chicos, que vean que esto no es solamente ir por ventanilla a jugar un boleto, sino que tiene que ver con una actividad tan noble como es la de criar caballos y la de salir a correr y esa emoción y ese entusiasmo que se pone cuando uno gana una carrera… es indescriptible.

 

-¿Hay algo que le gustaría agregar?

 

-Espero haber podido responder todo. Quizá es un poco extenso, pero tiene que ver con la historia de nosotros. Me parece que para agregar no tengo mucho. Lo importante es que nos apoyen ustedes, los periodistas, y que nosotros los apoyemos a ustedes también en la difusión del turf.

 

 
 
 

 

 

                             © caballosdelmundo.com. Todos los derechos reservados.