Dupplavu Impidió un nuevo Triple Coronado

Gran Premio Nacional (G1), Maroñas

 

Fotos Cortesía Hipódromo de Maroñas

 

 

Domingo , Noviembre 13, 2011 Por Gonzalez, Gustavo

Los aplausos, las exclamaciones, las muestras de admiración de todo tipo que despertó Boby di Job, y que venían desde hace tiempo, trocaron en silencio. Silencio de frustración, de decepción a medida que se veía que el crack perdía fuerza en la larga recta de Maroñas, a la que había entrado con varios cuerpos de ventaja.

Unos segundos después, cuando Dopplavu superó al favorito, a menos de 100 metros del disco, la realidad se abatió sobre las tribunas del hipódromo de Montevideo, cuyos habitantes veían cómo se caía el potrillo que debía suceder a Invasor, en la conquista de la Triple Corona.

Boby di Job salió adelante, con autoridad, con la fuerza que parecía ser continuidad de aquella imagen que dejó en el Jockey Club, donde se impuso por ocho cuerpos y medio, para dejar abierta la ilusión de otro potrillo consagrado. Ares, el que venía de ganar por 23 cuerpos con Pablo Falero en la montura, fue a seguirlo. El jockey volvió a sentir el calor de la gente de su tierra. Hubo tan cálidos aplausos para él como para Boby di Job, en el paseo previo.

El ritmo de los dos colosos era una invitación para esperar. Para venir de atrás especulando, en busca de lo que dejaran aquellos dos. O, en el mejor de los casos, pescar un premio grande.

Ocurrió lo último y fue porque Roni Von Souza, el jinete de Dopplavu, hizo lo aconsejable. No corrió cerca como en el Jockey Club, adonde llegaron demasiado animados sus allegados, tras el segundo puesto en la Polla. Pero la segunda etapa de la Triple Corona los devolvió al llano. Cuatro veces los había derrotado Boby di Job. Como para no volverse algo más humildes ahora.

Cuando atacó, abierto, Dopplavu descontó tanto terreno como las ventajas que perdía Boby di Job. En el disco, un cuerpo en favor del hijo Robin des Pins. Tercero, Nansouk, a un largo y cuarto, la misma distancia a la que llegó el cuarto, Ares.

Von Souza dijo: "Yo le tenía mucha fe. Es un caballo parejo, galopador, pero venir de atrás le dio resultado". Fue la segunda victoria de Grupo 1 en la trayectoria del piloto. Caballo y jinete recibieron los aplausos merecidos. Diferentes a la ovación que todos prepararon en sus gargantas cuando el mejor potrillo del Uruguay ingresó en el derecho. Pero faltaba tanto para el final que un tal Dopplavu se lo hizo sentir.

Invasor sigue siendo el único triplecoronado uruguayo desde la reapertura de Maroñas, cuando se hizo cargo Hípica Rioplatense. Boby di Job quedó a sólo un cuerpo de la hazaña.

 

 

<< Home

 

 

<< Home

                             © 2006-2011 caballosdelmundo.com. Todos los derechos reservados.